De streetfood, MadrEAT, Cheesetruck y cositas buenas

dansanphoto horno de ideas MadrEAT

Lo de cositas buenas siempre me viene a la cabeza por uno de los últimos discos de Paco de Lucía, aunque no sea uno de los mejores de toda su discografía. Es un maestro, lo cojas por donde lo cojas.

Cositas buenas encuentro siempre que voy a mercados callejeros. Sean los semanales de barrio, de productores como El Día de la Cosecha en Fresnedillas de la Oliva {una iniciativa de Quesos La Cabezuela y con un surtido amplio y rico de productores de quesos, aceites, mermeladas, empanadas, etc.}, el que ahora se celebra en el Matadero también de productores o MadrEAT.

dansanphoto Horno de ideas cheese

Éste último contiene todos los anglicismos que se te puedan ocurrir, salvo el repetido hasta la saciedad {creo} últimamente, el de Pop Up. Modas aparte, me di una vuelta por el MadrEAT celebrado en el Jardín Botánico de la Ciudad Universitaria, en Madrid, y fue una pasada de agradable. Pelín de calor de más para esas fechas aunque muy de agradecer, jardines donde sentarse con los niños jugando y charlando nosotros con amigos que nos íbamos encontrando, entre cocinillas y aficionados al buen comer. Sufrimos levemente el éxito que tuvo en forma de colas un poco largas, aunque merecía la pena una buena hamburguesa de Goiko Grill, esos bocatas de Sergio @chefwear que organizó con los panes de Panic, probar los quesos de La Cabezuela o un rico café de Toma Café.

2015 se ha estrenado con un nuevo fin de semana de street food ubicado en Azca, muy cerca de Nuevos Ministerios. Por la mañana caían finos copos de nieve que invitaban a salir a la calle.

dansanphoto LaCabezuela cheesetruck

Al llegar, hemos dado una vuelta para reconocer el terreno y ver donde parar. Primero un burrito de un queso espectacular en el Cheesetruck . Después hemos parado en Chifa, donde se hacía imprescindible tomar una sopa de miso con choclo requetebuena. Y su hamburguesa o como la llamen, muy lograda y llena de matices. Se me escapó pillar una cerveza de La Virgen, que combinan muy bien con todo esto.

Y me quedé con las ganas de probar la cocina asiática picante que había en otro puesto. Quizá la próxima vez. Las hamburguesas de La Finca eran moderadas de tamaño pero muy buenas. Por último, intenté tomarme un café en Toma Café pero la espera se me hacía un poco larga y decidí tomármelo en casa, en mi cafetera de émbolo con café de Brasil.

Por cierto, no había visto todavía el foodtruck de La Cabezuela, el cheesetruck. Me ha molado ese color tan fresco y divertido. La de kilómetros que hará ese camión cargado de quesos de aquí en adelante.

cheesetruck dansanphoto LaCabezuela cheese queso

Leave a reply

Your email address will not be published.